Artículo: REFLEXIÓN… VIVIR O NO VIVIR CON DOLOR


Artículo publicado en : Artículo 12/01/2012  Diario Los Andes: El Soporte de vida: La columna vertebral.

Reproducción autorizada por el autor

Autor: Qp. José Moreno Julián T

REFLEXIÓN…  VIVIR O NO VIVIR CON DOLOR:

El dolor puede ser moral o físico; en ambos casos es una alarma (síntoma, efecto) de que algo anda mal en uno; es una señal que nos da el cuerpo físico para que nos revisemos, analicemos en que estamos fallando y que en algo tenemos que cambiar nuestra forma de pensar, sentir y actuar, ya que estamos violando la Ley del Amor con nosotros o con los demás. Vamos a ampliar un poco diciendo que el dolor es un llamado de atención que estamos recibiendo a fin de atender nuestra salud física o espiritual. Si nosotros no atendemos prontamente a este llamado ni procuramos descubrir la causa del dolor que nos aqueja, entonces el mal se agrava y el dolor se va a intensificar, ya que la finalidad del dolor no es un castigo sino que está señalando un mal, sea físico o espiritual y reaccionamos para atender ese mal. Podríamos definir el dolor como una sensación molesta y aflictiva de una parte del cuerpo causada por ciertas lesiones o algunos estados patológicos; también como un sentimiento aflictivo comparable al dolor y que se padece en el ánimo. El dolor está tan arraigado en nuestra existencia humana que creemos erróneamente de que hemos venido a este planeta a sufrir dolor como castigo divino y qué lejos está de Dios este pensamiento del sufrimiento en el ser humano.

Qué tendrá que ver Dios de que nosotros estemos sufriendo física o espiritualmente. Si Dios nos da su Amor y el Libre Albedrío ¿ven ustedes como choca con nuestras creencias erradas?, ya que son nuestras creaciones negativas las que se van almacenando en un molde energético por la cual el cerebro  va a tener la función de descargar estas energías discordantes y negativas hacia el sistema nervioso, endocrino, respiratorio, circulatorio, etc.; produciendo el dolor desagradable en el cuerpo físico. Si fuéramos capaces de vivir siempre en armonía con la Ley divina del Amor, tanto en el aspecto físico como moral, la vida humana no estaría amenazada ni acosada con toda esa gama de dolores; por haber desoído la voz de la conciencia y en algún momento no quisimos discernir sobre lo que debíamos o no hacer, sin analizar las consecuencias que nos acarrearía al ser efecto del dolor. Recuerden: el dolor es el producto de la acción realizada en oposición a la Ley del Amor.

Vamos a retomar lo siguiente: La ley de la vida asume hasta la más ínfima vibración del bien y del dolor que causamos o queremos causar a otros. (Ley de Causa y Efecto) y esas vibraciones negativas enviadas por nosotros retornan, antes o después, a su punto de origen, o sea, a nosotros. No hay porque rebelarse ante las pruebas dolorosas, debiendo analizar las circunstancias que rodean a las mismas y no reaccionar como a veces lo hacemos y sí que debemos buscar la comprensión sobre la causa y la finalidad del porqué de esas pruebas dolorosas que contienen dolor. Si nos rebelamos ante esas pruebas el dolor no puede cumplir con su finalidad que es aprender a través del sufrimiento, ya que no queremos hacerlo a través de la transformación espiritual. Recuerden que en este planeta, solo tenemos dos opciones, o aprendemos a través del dolor o a través de la transformación espiritual. ¿No queremos trabajar ninguna de los dos opciones?, pues bien, las pruebas van a repetirse y como es una rebeldía por parte nuestra, con más intensidad van a suceder, pero dejo claro que no es castigo sino Amor pues se nos da la oportunidad de que en cualquier momento podamos superarnos. Seamos menos reactivos y más analíticos. Pidamos Orientación espiritual al Creador en el sentido que nos dé Luz, Sabiduría y Dirección para no seguir cometiendo errores.

Feliz Navidad 2011 y Próspero Año Nuevo 2012. Bendiciones para todos.

Con toda mi luz y amor impersonal. Qp. José Moreno Julián Tlf. 0272-5114077/ 0416-8793600.Quiropráctica Trujillo. Av. Coro Qta. Villa Hermenda # 7-26 Sector Santa Rosa, Parte Alta. “Unidad Gastromédica Dra. Fanny Briceño” Ciudad Trujillo, Estado Trujillo. Email: quiropracticatrujillo@gmail.com

Anuncios