Estilo de Vida Sano III parte: Ejercicio y Salud


Autora: Myrna Herrera

Para finalizar esta trilogía de los ejes que componen el estilo de vida sana (Somos lo que comemos, somos lo que pensamos y somos lo que hacemos) cerramos con el ejercicio como elemento importante en un estado saludable.

Diversos estudios, apoyados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), han demostrado que la práctica de alguna actividad física, realizada regularmente, tiene múltiples beneficios sobre la salud física, mental y espiritual, entre ellos:

  • Disminución de la frecuencia cardiaca: que determina un menor trabajo del miocardio,  y representa un menor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.
  • Mayor irrigación sanguínea del miocardio: lo que disminuye la probabilidad de sufrir infartos.
  • Reducción de la presión arterial: representa mínimo riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares.
  • Favorece la estructura y funcionamiento del sistema músculo esquelético: otorgándole una mayor movilidad muscular y articular al cuerpo.
  • Disminución del colesterol malo (LDL) y los triglicéridos, aumentando el colesterol bueno (HDL): lo que representa un menor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, como la ateroesclerosis.
  • Evita el sobrepeso y la obesidad: ya que disminuye la acumulación de células adiposas en el organismo.
  • Control de los niveles de azúcar en sangre (glicemia): porque disminuye los requerimientos de insulina, al favorecer la absorción de la glucosa por parte de los músculos.
  • Mejora los estados depresivos, ansiedad y estrés: al proporcionar estados de relajación, optimismo, descanso y sueño reparador, lo que tranquiliza la mente, el cuerpo y el espíritu.
  • Aumento de las defensas del organismo: al potencial el sistema inmune, para hacerle frente a las enfermedades.
  • Mejora la calidad y expectativa de vida: al aportar mayor salud, movilidad e independencia.
  • Mayor desintoxicación del organismo: lo que favorece la curación y prevención de diversas enfermedades.

Por todos estos beneficios no deben existir excusas para no practicar alguna actividad física, como: caminatas, carreras, trote, gimnasia, Yoga, Pilates, Tai-Chi, Shi-Chun, entre otras, durante mínimo 30 minutos al día y mínimo 3 veces a la semana, para lo cual se debe ser: constante, insistente, participativo y prudente, para lograr los beneficios esperados.

Se hace necesaria una evaluación médica o profesional previa, que justifique la realización de las actividades físicas de manera que no existan contraindicaciones para su práctica. Algunas de estas contraindicaciones pueden ser: hipertensión arterial severa, hipertiroidismo, afecciones neoplásicas (cáncer), afecciones pulmonares avanzadas, uso de marcapasos, alto porcentaje de grasa corporal, anemia, diabetes insulinodependiente, insuficiencia hepática ó renal, trastornos psíquicos con medicación, convalecencias, entre otras.

A través del ejercicio físico se pueden lograr: cuerpos sin edad, mentes sin tiempos y almas sin límites.

(Tomado del libro “Ejercicios para la salud. Una vía para una vida plena y feliz”, del Prof. Luis Ramón Guerrero Montoya. Universidad de los Andes. Diplomado Ejercicios para la Salud (2009)- Formación de Promotores) www.ejercicioparalasalud.ula.ve

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s